¡Ya puedes agendar cita presencial o virtual! ¡CLICK para ir a CONTACTO!

Related Posts

Monogamia para principiantes- atracción hacia otros teniendo pareja [María Gironés 2020]
Monogamia para principiantes- atracción hacia otros teniendo pareja [María Gironés 2020]
¿Por qué sentimos atracción a desconocidos, incluso cuando tenemos pareja? (No mintás, yo sé que a veces la sentís) E...
Read More
¿Cómo empezar a poner límites sanos en pareja? 4 reglas básicas
¿Cómo empezar a poner límites sanos en pareja? 4 reglas básicas
¿Te gusta el arte? A mí sí, me encanta. Me gusta cómo es una forma de expresión en tantas modalidades y cómo se vuelv...
Read More
Amor maduro vs. amor inmaduro| María Gironés 2020
Amor maduro vs. amor inmaduro| María Gironés 2020
Hemos estado hablando de los roles en el amor y “quoting” a uno de mis psicólogos favoritos (Erich Fromm). Para Fromm...
Read More

Cómo poner límites sin sentir culpa | María Gironés 2020


Poner límites es de las habilidades más importantes que tener. En teoría, poner límites es lo mismo independientemente de la relación o dinámica que se tenga con la persona a la cual le ponemos un límite. Sin embargo, dependiendo del rol, hay cosas que hay que tomar en cuenta; como nuestra relación con la autoridad, dinámica familiar, dinámica de pareja e incluso autoestima.

Hablemos un poco acerca de los límites en sí. Un límite, si lo podemos ver así, es en parte un sentido de “ser”. En mi video de YouTube ponía el ejemplo con la comida favorita de alguien vs. la mía, pero hagamos el ejemplo aquí, con colores. Mi color favorito es negro ¿Y el tuyo? Puede que no sea negro, pero no hay ningún problema con eso. Es un límite, un sentido de “ser” es que me gusta el negro, pero no existe mayor fricción entre tu limite y el mío. ¿Entonces por qué tengo problemas?

Los problemas se crean cuando existe fricción entre mis límites y los de alguien más. Llamémosle a esto “un conflicto de límites”. Pero no solo es eso, mis límites con mi comida favorita o mi color favorito no crean fricción porque no son limites destinados a garantizarme autorespeto o respeto dentro de una dinámica.

En la escuela y en casa se nos enseña que la respuesta que se debe dar ante una exigencia es “si” y ya. Solo obedecer no garantiza exactamente tu respeto en una dinámica o tu autorespeto. Por esto es que culturalmente también, nos hace sentir culpable, nos da pena poner un límite o de repente ponerlos, está mal.

Claro, hay problemas (por este tema) que son más fáciles que otros. En muchos casos tenemos que decidir entre el compromiso (y consecuentemente dejar ir un límite) o una necesidad. A veces la pregunta incluso llega a “¿Debería tener una relación con esta persona?”. No es necesario que la transgresión de límites sea tan directa como en una relación abusiva, hay casos donde es mucho menos evidente, pero igual de importante. Por este motivo es importante tener consciencia de tus propios límites, ponértelos tú, antes que a otras personas.

Otra cosa a tomar en cuenta es que los límites son más fijos de lo que piensas, pero puedes ser flexible dentro de ellos. En otras palabras, los limites cambian con el tiempo, pero tienes que tomar en cuenta por qué los tienes. Mira que limites te están funcionando y cuales debes cambiar. Como una regla saludable: JAMAS pongas limites cuando estas molesto. Porque no sabes si estás listo para ser consecuente con ellos.

Vamos a ver algunos pasos entonces, ya que ya hay una introducción lo suficientemente clara. Por favor si tenés alguna duda, coméntalo aquí abajo.

  1. Infórmate:

Si, solo es leer la introducción sin saltártela hasta estos puntos en negrita. Infórmate de ti también. ¿Cuáles son tus límites de autorespeto? ¿Qué no estas dispuesta a vivir o a vivir otra vez? ¿Cómo puedo elaborar una frase para describir mis límites? Son cosas muy personales, así que piénsalo muy muy bien, antes de dejarle saber a la persona tus límites. No tienes por qué justificárselos, solo comunicarlos.

  1. Tienes derecho:

No tengas miedo de que tus limites se vean egoísta, los estas poniendo por algo. Es cierto que a nadie le gusta escuchar un no, pero la mayoría de personas no van a tener problemas con un límite. Las personas que tengan problemas con tu limite es porque tienen la costumbre de transgredir ese tipo de límites, por lo que (si puedes) aléjate de ellos.

  1. Sé tú:

Cuando pongas un límite, sé claro, conciso, no es necesario que te justifiques, no pidas opiniones, ni permiso para ponerlo. Es tu derecho estar bien y seguro. No necesariamente feliz, eso sí. Hay límites que vas a poner y vas a tener que ser consecuente con ellos, aunque no te van a hacer sentir feliz. El punto no es que seas feliz, es darte respeto y estar seguro (en el caso de los limites). Recuerda que tienen que ser límites realistas. Un límite no significa construir una cajita de cristal a tu alrededor, significa positivamente pedir que se te respeten necesidades y deseos maduros.

  1. Comunica tus límites:

Esta quizá es la parte complicada. Comunicar un límite, dependiendo de cuál sea, debe ser en una situación tranquila, estando en un estado emocional neutral. Es cierto que también lo puedes comunicar después de la transgresión del mismo límite como un “que no vuelva a pasar”. Lo saludable es ver las señales y comunicarlo.

Para la comunicación en sí, debes ser balanceado. Toma en cuenta la situación en la que estas, la dinámica que tenés con la persona y a la persona misma. Se sensible y empático cuando tomas en cuenta tus propios límites frente a alguien. Por eso menciono que es importante no poner límites cuando estas molesto y que tenés que conocer tus limites antes de comunicarlos. Pregunta, si lo necesitas, el objetivo de la persona, cuando transgredió tus límites y menciona que no aprecias que los transgreda. Si tienes que alejarte, pues solo hazlo.

En la mayor parte de casos la gente no se da cuenta que sobrepasa un límite, por lo que decirlo tranquilamente basta, para que no vuelva a pasar (pero toma en consideración que no leen mentes).

Se honesto y franco. Si una persona no respeta tus límites, no está respetando parte de ti. Si tú no estás dispuesto a respetar un límite ajeno, también hay un problema. Lo mejor es que te alejes. A veces los valores y principios que tú tienes chocan con los de otra persona y eso no significa el fin del mundo; significa que no te va a gustar todo el mundo y tú no le vas a gustar a todo el mundo (y eso está bien).

Si bien es cierto, las fricciones en limites se pueden hablar para llegar a un acuerdo y puedes (debes) ser flexible con tus límites, no dejes nunca tus límites de lado para respetar los de alguien más o para hacer feliz a alguien más.

 

Si desde tu persona podés respetar los límites de otra gente y ellos respetan los tuyos, tus relaciones interpersonales van a ser más sanas, más felices y en general, más duraderas. Es decir, al final del día poner límites no solo ayuda a tu autorespeto, ayuda a mejorar tus relaciones interpersonales. ¿Qué hay de malo en eso? ¿Cuál culpa? –

 

Esto fue: cómo poner límites sin sentir culpa. Si necesitas más ayuda o te das cuenta que estas teniendo problemas, no dudes en escribirme. Si necesitas una sesión con gusto te ayudo: https://mariagirones.com/pages/psicoterapia o girones.mariamg@hotmail.com

Si quieres un poco más de información, estoy también a tu disposición por cualquiera de mis redes sociales (las puedes encontrar abajo). Nos vemos la otra semana o más pronto si sigues mis redes. ¡Bye!

 

 

 

 


Dejar un comentario




google.com, pub-8001529504479878, DIRECT, f08c47fec0942fa0